jueves, 6 de marzo de 2008

Oh ángel mío - un sueño

Tú conoces la paz, oh ángel mío,
y ¿no quieres que yo disfrute un poco?
Iría conducido de tu mano
por reinos imprevistos; por los santos
senderos que nos llevan a la casa
en que reposas; por los prodigiosos
campos en donde nacen los Sonrientes;
donde cualquier acción se vuelve gozo,
y es la dicha, una cosa natural;
y amor, algo visible como el agua;
y el Espíritu amado,
más palpable que tierras y que cuerpos...
¡Llévame, oh ángel mío, a donde sabes,
y preséntame a Aquél que más adoras.

6/07/90

.

Versos de Alabanza y Gloria al Señor