sábado, 10 de noviembre de 2018

Bendito el corazón

Bendito el corazón de ti, Israel;
tu ciudad levantada al esplendor
y a la alabanza dulce de los pueblos.
Jerusalén, ciudad de Dios llamada
y la heredad de sus misericordias.
Quien ama a Dios tu salvación espera.


23 de octubre 2018

domingo, 14 de octubre de 2018

Hombre sabio

Hombre sabio, tu mayor
sabiduría es amar
a Dios.

Con tu ciencia apenas sorbes
algunas gotas del mar;
pero con tu amor dispones
la voluntad del Señor.



14 de octubre 2018

lunes, 8 de octubre de 2018

Él hace por amor lo que ningùn otro hace

Este mundo y sus almas los creó Dios para sí;
para anunciar al cosmos su gran misericordia,
y que por sus amados él hace lo que nadie.

Todos se maravillan de sus obras de amor,
y hasta la eternidad yo soy maravillado.

Esta Tierra esperaba por ti, y tú no tardaste.
Llegaste en el momento justo para tus santos:
el júbilo y la paz solo para el creyente;
el pago del dolor solo para el malvado.

Qué alegría es crear el canto del Señor;
mi corazón se enciende de gozo en la alabanza;
es la obra que deseo para la eternidad.


6 de octubre 2018

lunes, 10 de septiembre de 2018

Solo unos breves versos...

Cuando caímos, Dios nos quitó todo,
menos su amor.

Y aun siendo desterrados de su Edén
no fue su voluntad abandonarnos.

Merecíamos solo olvido y muerte,
pero en Dios fue misericordia y vida.


9 de septiembre 2018

domingo, 9 de septiembre de 2018

Luz de gloria

A luz mayor, mayor la santidad;
su gloria cubre todo el universo.

Dios no se cansa en sus misericordias,
desde la estrella más lejana, escucha.

Y aun abundando en ángeles y santos
no hay pequeño olvidado por su amor.

Cuánto esplendor de la ciudad de Dios;
magnífica es la voz de sus entradas.

Almas alborozadas llegarán
a las puertas de luz que nunca cierran.

¡Gloria! ¡Gloria al Señor del universo!
¡No hay alma que se prive de su luz!

¡Gloria! ¡Gloria al amor que nunca acaba!
¡Toda criatura cante gloria a Dios!



2 de septiembre 2018

martes, 28 de agosto de 2018

Señor, si tú lo quieres

Señor, si tú lo quieres,
vendrá un día la paz a nuestras almas;
paz y amor a la sombra de tus alas.

Mi Dios, si tú lo quieres,
la noche se convertirá en el día,
y el sol tendrá a los reinos de la luna.

Señor, si tú lo quieres,
habrá misericordia para el pobre
y justicia por fin al desvalido.

Mi Dios, si tú lo quieres,
no existirá impiedad en el futuro;
los malos no verán el mundo nuevo.

Señor, si tú lo quieres,
todos alabarán tu santo nombre;
ensalzarán lo bueno de tus obras.

Mi Dios, si tú lo quieres,
ya no habrá enfermedad entre tus hijos;
sanarán con la sangre de tu Cristo.

Señor, si tú lo quieres,
tendrás misericordia de mis pasos;
a este torpe guiarás hasta tu reino.

domingo, 26 de agosto de 2018

La tierra de mi Cristo...

La tierra de mi Cristo es Israel;
también todos los pueblos de la Tierra;
aun las sendas del mar le pertenecen.

Todos los corazones salvos aman
los dichos de su boca justiciera.

Es el amo del mar y de sus ondas;
su palabra en el aire señorea.

Solo en mi Cristo está la salvación;
por medio de él veremos al Señor.

Toda la Tierra aclamará la edad
de la soberanía de su amor.


viernes, 25 de mayo de 2018

Alabemos al Señor

Alabemos al Señor,
el que hizo el cielo y la tierra,
y a sus criaturas amó
con misericordia eterna.
¡Cuán grande es la obra de Dios!
No hay un término para ella.
¡Cuán bueno es lo que nos dio!
¡Cuánto amor! ¡Cuánta belleza!
Honremos con alabanza
al que nos dio la existencia,
y cantemos mil Hossanas
al Cumplidor de promesas.
¡Gloria! ¡Gloria! ¡Honra a Dios!
Todo el mundo gloria expresa
al Hacedor de portentos,
y sus maravillas cuenta.
Regocijémonos todos
porque el Señor está cerca;
cantemos gloria, aleluya,
con gozo ante su presencia.

sábado, 12 de mayo de 2018

Cuán bueno ha sido Dios para Israel

Cuán bueno ha sido Dios para Israel;
nunca olvidó el Señor a sus amados;
aun en la soledad miró por ellos,
y en el desierto los alimentó.

Fueron generaciones incontables
que Jerusalén no vio a los suyos;
los días numerosos como el polvo
y el gran llanto nostálgico de siglos.

Mas tu promesa había sido dada,
y tu pueblo de cierto volvería...
¡Y bien que tu palabra se cumplió
a los ojos de todas las naciones!

Israel volvió a la tierra que pactaste
desde la antigüedad a los patriarcas.
¡Cuántas lágrimas derramó tu pueblo
que hoy se vuelven gritos de alegría!

¿Qué justificación tendrán ahora
los que niegan tus obras poderosas,
y que no reconocen la verdad
de tu pacto y su cierto cumplimiento?

Vemos luz en los dichos del Señor
y no se perderán quienes los oyen.

¿Qué promesa hay de Dios que no se cumpla?
Su Palabra es la Roca de este mundo.




.

martes, 3 de abril de 2018

Poema de Salvación

Señor, abre nuestros corazones a tu salvación,
que el día viene ya en que daremos cuenta de nuestras obras.
Ensancha tu misericordia en tus escogidos;
apártalos del mal; sácialos abundantemente de tu bien.

Tus santos dependen completamente de ti cada instante de sus vidas;
en cada respiro que dan; en cada paso suyo en la tierra estás tú con ellos.
Tú los sostienes; nada los apartará de tu amor.
Tu justicia los cubre; la armadura de fuego del Señor los protege.

¡Qué grande es la salvación de parte de nuestro Dios!
La vida de su Hijo dio por nosotros;
su aliento santo que redimió generaciones de hombres;
su alabanza que es por toda la eternidad.


.

lunes, 19 de marzo de 2018

Poema al Señor - En la región más santa

En la región más santa de las alturas mora Dios,
donde todo brilla con el oro de la santidad.
Allí, con lo más bello del amor se forja su misericordia;
y con la majestad de cada palabra suya se crea justicia.

¡Qué hermoso es el lugar donde habita Dios!
¡No hay nada comparable a los jardines de luz del Señor!
Es allí donde nace la música, donde nace la risa de los niños,
y deleita el canto de los ángeles y la alabanza perpetua de los salvos.

También están allí los palacios diamantinos de los justos
y un agua que vivifica por la eternidad.
En cada entrada y en cada salida hay una bendición,
y un banquete para todas las generaciones de la tierra.

¡Qué alegría es morar en la presencia del Señor!
No hay corazón de hombre que no sane ante él.
Allí todo lo toca el amor, todo lo embellece;
el mejor refugio para el débil es el amor de Dios.

Beberán los tuyos, Señor, de los manantiales del saber;
se regocijarán en las nuevas cosas que les mostrarás.
Habrá alborozo ante tantas maravillas para el alma,
cosas demasiado altas para que este pobre las explique.

En aquel tiempo no solo nos consolarás del mal recibido,
sino que nuestro mayor consuelo será que repararás por nosotros el daño que cometimos;
y el mal que hicimos a criaturas y a hombres nos perdonarás;
porque su sanidad será también nuestra sanidad por medio de tu misericordia.

Sí Señor, por todo lo que has hecho y por lo que habrás de hacer, serás alabado;
y aun así, ninguno de nuestros cantos de alabanza se merece tu misericordia;
esta viene por sí misma a nosotros, envuelta en el misterio de tu santo corazón.
Pero primeramente viene a los pobres y humildes de la tierra.

La luz del Señor resplandece en todos los cielos;
y desde lo muy cerca hasta lo muy lejos prevalece su amor y justicia;
y no solo en esta creación sino en creaciones desconocidas se alaba su nombre.
Él es el Señor; el Soberano de todo lo creado; por sus santos el más digno de amar.




12 de marzo 2018




domingo, 7 de enero de 2018

De dónde proviene el más profundo amor

El más profundo amor, de Dios proviene;
aun de lejos su canto me deleita;
aun de lejos su luz me da calor.

No hallaré pena al lado del amor.
El amor es la estrella en la que orbitan
todos los corazones que son salvos.

Ven, sigamos amigo, al Dios de amor;
al Señor que da vida a sus amados;
vida y gozo  perpetuo a sus pequeños.

Es el amor de Dios el más hermoso.
Aun en la obscuridad reconocemos
de Dios el fuego de la salvación.

¡Cuán grande es el amor de nuestro Dios
que incluso en nuestras tumbas nos buscó!

Este polvo te alaba mi Señor.
Tú me sostienes, no me dejarás;
Tú me sostienes, yo me gozaré.

Todos te alaben, todos amén digan
con júbilo a tu santa voluntad.

sábado, 19 de agosto de 2017

Solo quiero gozarme en el Señor

Solo quiero gozarme en el Señor;
quiero su luz venciendo la penumbra;
quiero el olor de edenes planetarios
en su voz de consuelo en la llanura.

Quiero de amor llenar mi corazón;
terminar esta sed de amor en mí.
Quiero que mi Señor enseñe al mundo
que amarnos es el fin de todo fin.

De cierto muchas cosas quiero yo:
cosas de gran consuelo para el alma;
mas Dios hará mejor, al tiempo suyo,
lo que Él quiera: prodigios para el alma.



POEMA: Solo quiero gozarme en el Señor

domingo, 30 de julio de 2017

Poema: En la presencia del Señor

En la presencia del Señor seré maravillado;
sí, cada día de la eternidad, maravillado.

No habrá descanso de su gran amor en mi interior;
y donde vaya toda luz también irá su amor.

Allí seré de multitud de santos bienvenido;
sí, hasta en los más lejanos paraísos, bienvenido.

Y no hablarán, lo sentiré; seré su bienamado,
cual si un amor de siglos se apretara en el llegado.

¡Cuánta alegría! ¡Cuánto asombro! ¡Cuánta paz de amor!
Aquí el Señor a mi alma inundará con bendición.

Porque yo sé que ante mi Dios seré maravillado;
no habrá descanso de su gran amor en mi interior.



29 julio 2017

domingo, 30 de abril de 2017

Torpe corazón, alaba...

Torpe corazón, alaba;
por favor, corazón mío, alaba,
que ya es tiempo que despiertes. ¡Alaba a Dios!
Canta, oh lengua anudada por el tiempo, canta ya.
Quita tus pies del cieno, camina en la segura senda,
corre hacia la luz que te lleva a la paz de un buen refugio...
Si varón, haz un pequeño esfuerzo,
levanta los ojos del polvo de la tierra
y mira al cielo que un día sus ventanas abrirá.
Sabe que el Señor quiere nuestro amor, nuestra alegría,
que nos humillemos dulcemente...
Él no quiere que hagamos las cosas más complicadas
ni aquellas difíciles de entender,
sino las cosas más sencillas que puede hacer un niño
son las que Dios quiere de nuestras manos.
Porque, ¡qué fácil es para el humilde,
para el pequeño, para el niño
creer gozosamente en el Señor Jesús!
¡Así creamos nosotros
en su hermosa salvación!


Poema: Torpe corazón, alaba...

Versos de Alabanza y Gloria al Señor