lunes, 27 de septiembre de 2010

El árbol va a la luz con su ramaje...

El árbol va a la luz con su ramaje
y aun querría plantarse sobre el Sol,
hermosearse en blancas llamaradas
como los santos hacen ante Dios.

29/11/99

Si brota de pronto...

Si brota de pronto
la dulce inocencia del mundo,
no estará en mí
como polvo tenerla,
mas si la ilusión
en mi ser de desearla,
en mi ser hecho en el aliento divino.

4/06/2000

domingo, 26 de septiembre de 2010

Parusía

Desde altos montes venturosos viene
el Señor con sus sherpas celestiales,
buscando arrebatar sus escogidos,
como hijos, a regiones estivales.

Que en nube y gloria llega mi Señor,
esplendoroso, por su iglesia amada;
Él, gran vindicador de todo amor,
desde el valle del éter de su Armada.

Trae toda la luz de promisión
consigo en su hermosura judicial;
es Cristo subitáneo vendaval
esparciendo en el mar revolución.

Hondo abismo de intrínsica negrura
rompe un simún de luz tu corazón.

Paráclito, columna celestial,
tu luz da arquitectura a mi Escorial,
que aquí, con fábrica de bloques vivos
se alza en cantera de misericordia
mi cuerpo, el pecho de oro por tu amor.
Mas no voy solo en esta maravilla:
más almas vas juntando a tu concordia,
y auxilias nuestro ruego con tu voz,
oh Intercesor...

En nube y gloria viene mi Señor.


15/10/2003

sábado, 25 de septiembre de 2010

Ángeles


Los dioses del alba lloran
un icor vinoso al mar,
y un murmullo de palomas
sin altar.

Los grandes derraman canto
en las barcas de las nubes,
y la lluvia anclada al llanto
se confunde.

Van en alas de presteza
entre el sueño y la ciudad;
todo en su mirada expresa
dignidad.

No se conoce su rostro
mas que un reflejo en el Sol;
su única huella en el polvo
es amor.

29/12/2002

.

Breve oración al Señor

Señor, sea alabada tu paciencia
para el rebelde morador del mundo.
No olvides en el Juicio la clemencia
prometida a este pueblo moribundo.
Que lo feliz de la misericordia
cubra la desnudez del que a ti clama;
y destierra en los pueblos la discordia,
y bendice, mi Dios, a quien mucho ama.

30/12/2001 +

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Si este verso pudiera deslizarse...


Si este verso pudiera deslizarse
como la música,
y casualmente un ángel lo escuchara
sobre altas cúpulas,
querría convertirme yo en un ángel
desde mi súplica.
Aquella noche musical jamás
sería la última.

21/11/90

Callemos y, simplemente...


Callemos y, simplemente
que vengan todas las cosas,
que quizás alguna de ellas
traiga nuestra redención.

No conozco el imprevisto
tiempo, derribando estrellas,
cuando altas caballerías
vengan a uno por amor.

Callemos para escuchar
el sonido de los días
que nos parecen iguales
y ruedan en el reloj.

16 enero 1990

lunes, 20 de septiembre de 2010

Glorioso el canto del mañana...

Glorioso el canto del mañana
en la garganta del amor;
gloriosa el alba en que los pueblos
te reconozcan, oh mi Dios.

Las vestiduras son gloriosas,
las que dará Resurrección.


junio 2005

Cómo quisiera mi alma remontarse...


Cómo quisiera mi alma remontarse
al vuelo nocturnal del ruiseñor,
y metamorfearse
en partitura espiritual y amor.
¡Oh, y si pudiera algunos de mis sueños
hacerse realidad,
y en un instante, en éxtasis, los dueños
del infinito ver a mi amistad!


13/08/2003

Inextinguibles ojos...


Inextinguibles ojos
blanden en su mirar todos los santos.
Renacen en un mundo transparente,
ellos, arrebatados.
Y su voz, la voz fresca de los niños,
proporcionando el corazón al canto.

2/11/94

Surge a un probo impulso...


Surge a un probo impulso
la ternura del polvo en sola un alma
vegetal, con el pulso
del amor y la calma
que en el desierto, tal vez, halla la palma.

24/11/93

Amor, felicidad y vida siempre...

Amor, felicidad y vida siempre:
tanta hermosura es imposible en mí;
pero otra cosa dice mi esperanza.

2/12/90

domingo, 19 de septiembre de 2010

Omnisciencia

Y Dios conoce en tiempo igual las cosas.
Está sobre la guerra y ahí mismo
descansa viendo el mar, y aun camina
sobre los pasos de un Pastor amado.

12/02/90

Cosas que no conocimos ...


Cosas que no conocimos
vienen con la última noche,
abriéndose como voces
que crecen en callado orden.
Y quizá yo miraré
lo que mi alma no conoce.

28/01/90

Un amor demasiado...

Un amor demasiado
solo de Quien lo tiene al polvo triste.
Entonces alabemos,
¡oh hombres, su bondad irresistible!

9/01/90

Versos de Alabanza y Gloria al Señor