jueves, 27 de diciembre de 2007

Pequeño poema sobre el maravilloso amor

Quiere nacer maravilloso amor
en lo obscuro del alma de los hombres
que tal vez nunca sepan lo que nace.

Tan sólo nacerá para los niños
maravilloso amor.
¡Tan sólo comunión
para los inocentes de la Tierra!

Y aun así quiere amor tocar la vida
sin gracia de los hombres,
que tal vez nunca sepan lo que nace.

1/11/90

jueves, 20 de diciembre de 2007

los hombres del domingo

Esfuerzo de quien ama todo logra...
Así piensan los hombres del domingo
que buscan a los otros para sí;
o lo que es lo mismo, para Cristo.

.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Mi pobre poesía

Meditando en mi pobre poesía
me pregunto si vale algo a los ojos
como valen las cosas "necesarias".
Y entiendo que su leve fantasía
no la aquilata el hombre y sus antojos,
sino Dios, cuando algo va en mis plegarias.


25/11/90 .

viernes, 14 de diciembre de 2007

Presiento la voz...

los libros de la poesia


Presiento la voz de claros poetas,
poetas que cantan entre la luz;
venidos de un día puro que empieza
en hombros del mar su júbilo azul.

21/08/87

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Madrigal

el paraiso la ciudad de dios











¿Dónde estás, Tú, que me amas,
mi Señor de las selvas deliciosas?
Escucho que aún llamas,
mas no sé tus dichosas
moradas, ni el camino a sus ramosas
entradas sobre prados;
donde creo que la estación viviente
se yergue para alados
hombres; lugar latente
para que more el santo Remanente.

12/12/88


.

martes, 11 de diciembre de 2007

Pequeños versos

¿Cuál es la noche del Amado mío?
¿Cuál donde abrazaré maravillado
el seno de su gran misericordia?

Viene en caballería como un río
en trote justiciero el Implorado
a empezar con los malos su discordia.

Vendrá el Bienamado a despertar
esa noche feliz mi corazón.

28/08/2002


.

Forjador de almas...

Forjador de almas, hazme perfecto;
crea en mí un todo tuyo; madura
bajo mi frente un nuevo intelecto
que nada sepa de la amargura.

10/08/89

domingo, 9 de diciembre de 2007

Ruiseñor

Un ruiseñor era:
cantaba entre espinas;
la noche, su pueblo
riendo a sus heridas.

Y el ruiseñor era
dolorosa lira,
sin embargo, a veces
alguna sonrisa.

Era el ruiseñor
para la justicia.
Ya después de él cantan,
cantan golondrinas.



5/05/91

viernes, 7 de diciembre de 2007

Soneto de la lucha interior

Y me digo: ¿Qué guardas pensamiento,
sino una lucha contra el Enemigo..?
Que aquí, en mi pecho, nadie va conmigo;
sólo mi fe, mi solo entendimiento.

Es una pugna de temperamento
en que se agita el corazón testigo;
sé bien que es el cristiano amor abrigo,
y espada abrasadora el mandamiento.

Bastantes cosas son que hacen la guerra
en mi interior; y son muchas batallas
perdidas, y las muertes, ¡tantas son!

¡Y cuánto duele el alma cuando yerra..!
Sé que el amor me amparará en mis fallas,
sólo el amor de Cristo en comunión.


19/04/2003

...

jueves, 6 de diciembre de 2007

Era un tramo...

encrucijada en el bosque





.
.
.
.
.

Era un tramo, lo sé, de espinas blancas
para probar los pies de quienes aman,
que aman mirando con suave esperanza
el horizonte azul. Hombres a quienes
después se entregarán ligeras alas.


6/04/89

.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Pequeña alabanza

Es tu obra, Dios, magnificar amor
sobre los frutos de misericordia.

Tú creas infinita maravilla
en cada soplo de la eternidad.

Dios, en tus bienamados glorificas
tu hermosura, arropándolos en luz.

26/05/2003
alabanza_espiritual

.

martes, 4 de diciembre de 2007

Te den gloria...

Te den gloria, Señor, que te den gloria
los altos Cielos, obras de tus manos.
En ellos se refleja tu hermosura,
la noche da señal de eternidad.

Te den gloria la Tierra y sus señores
¡Derramen nubes de misericordia
sobre los vastos cúmulos del polvo
y hermoseen los frutos de alabanza!

Te de gloria en los montes la mañana
nacida para el cántico del ave.
¡Gloríense en tu santidad los niños
que se alegran, mi Dios, en tu venida!

Te den gloria el bosque y el desierto;
los habitantes del aire y de la mar.
Que en tu revelación se postren todos,
se postren en el día de justicia.


12/04/2004


Aun inmersa en dolor...

Aun inmersa en dolor te alabará
el alma a la que has colocado amor;
aun llorando ella sabe ir hacia Ti,
porque oculto la guías mi Señor.

Sus caminos se vuelven jubilosos
a quien te busca con su corazón,
y luminosas son las noches todas
para quien canta a Dios.

2/11/90


.

jueves, 29 de noviembre de 2007

poema de ángeles

Suaves son las mejillas de los ángeles
donde posa caricia espiritual;
suaves como sus ojos mismos, suaves
como sus noches plenas en el mar.


3/11/90

Manantiales

manantial de agua








A manantiales va mi boca seca,
a saciar con palabras esplendentes
el alma que yo soy en mi tristeza.

Busco misericordia, y al que da
desde su santidad mi salvación.
Amo cual nunca aquéllo que hoy empieza.

20/04/94

Teñidas son de...

Teñidas son de sangre tus palabras,
así acrisoladas en torrentes
que más pueden que el fuego de la plata.
Ellas como saetas cruzan carnes,
cimbran huesos, conmueven corazones;
cuyos frutos mejores son sus lágrimas.


18/04/94

miércoles, 28 de noviembre de 2007

El Jordán

Enigma era su voz en el desierto
para los varios hombres que escuchaban,
cuando del santo amor testimoniaban
sus palabras, creando desconcierto.

Ya que nadie creyó que fuera cierto
lo que antiguos profetas sustentaban
en aquel predicante. Lo miraban
como mira el sonámbulo al despierto.

Vino un día Jesús hasta este río,
valiente desde los caminos solos,
para orientar a salvación y gracia.

Pero halló sólo el corazón vacío
del pueblo... Y aun así soberbios polos
eran a algunos, su amistad y audacia.


26/01/89
.

Madrigal

Oh enemigos del espíritu,
déjenme con el canto de los días;
no se interpongan a las armonías,
que estas son de la santa
lengua, traída al alba en el anhelo.
Y escuchen entre el cielo
y nuestro polvo, al ave que nos canta
con su fina garganta
la maravilla cierta,
y que insta a encontrarla en hora abierta.

29/05/88

martes, 27 de noviembre de 2007

Breve Oración

manos en oracion espiritual





























Que tu palabra alumbre como el Sol
cada día, por siempre, en mi camino,
y a su luz haga en mí crecer el fruto.
Sea ella, Santo mío, mi crisol;
de este rebosará dulce un genuino
corazón; toma, Amado, de él tributo.


1/11/94

Versos de Alabanza y Gloria al Señor