martes, 11 de marzo de 2008

La marea

Un amor líquido el mar
que ansía llenar desiertos
de Luna, mas sólo alcanza
los leves pies de mi cuerpo.
De esta forma es como el hombre
poco puede con su intento
de entender a Dios. Mis ojos
que apenas miran el fuego,
y procuran aun por más:
el Alma del Universo.


2 mayo 1990

Versos de Alabanza y Gloria al Señor