miércoles, 5 de marzo de 2008

Plenitud de amor

Mi vida apenas nace para amar
y yo quiero que nazca a plenitud,
lo más alto que se pueda amar a Dios.
Doy al Señor mi ser, mi juventud,
todo el dulce sentir de mi cantar
para esta comunión entre los dos.
Hoy nazco para Dios
por lo que otro es mi ser
y aborrezco mi ayer.
¡Qué preciosa es la paz del porvenir!
La anhela el corazón en su sentir
e intuye el alma en su felicidad,
esta alma que vivir
a plenitud desea la Verdad.
.


11/11/1990 +

Versos de Alabanza y Gloria al Señor