domingo, 11 de diciembre de 2016

El que ama a Dios...

El que ama a Dios, ¿no ama también a Israel?
El que se goza en el Señor, ¿no se goza también por sus salvos?

El que preside en las alturas y sobre los grandes, ¿se olvidará de lo pequeño?
¿Se olvidará, mi Dios, de sus criaturas más pequeñas?
Mi Señor da a quien él quiere de su misericordia,
pero no desprecia lo pequeño.
Porque hay maravillas en toda la creación de Dios,
desde un monumental enjambre de galaxias
hasta en el extraño vuelo de un simple átomo en el aire.
Si un mortal pudiese mirar en el interior de un átomo
su admiración sería mayor a todo lo que ha visto hasta ahora.

No deja de crecer mi asombro.
¡Mi corazón se ensancha de alegría!
¡Se regocija mi alma en tu misericordia!
¡Ya que tú, Señor, no te has olvidado de nosotros!


Poema: El que ama a Dios

Versos de Alabanza y Gloria al Señor