viernes, 2 de mayo de 2008

Noche indigna

Recuerdo apenas como era esa noche
—mi soledad atenta en el enigma—
cuando de niño amaba sus estrellas
sueltas en las penumbra colorida.
No la noche de ahora opaca y sucia
que esconde al cielo en nieblas repulsivas.

Tal vez porque era un niño, yo observaba
más lejos en mi tierna fantasía.

 15/05/90

Versos de Alabanza y Gloria al Señor