domingo, 9 de enero de 2011

Humilde pedido

Señor, libera el nudo de mi lengua,
pero antes elimina de su aliento
la insensatez; que aprenda a pronunciar
con dulce gracia la sabiduría.
Ya que en el corazón humilde más
intensa es la alabanza, y tú lo sabes.

Libera el nudo triste de mi lengua
que fuentes brotarán de amor y canto.


Poema: Humilde pedido

Versos de Alabanza y Gloria al Señor