viernes, 10 de febrero de 2012

Noche desterrada

En el orden la noche se destierra
y erige un simulacro de sombras y penas.
Allí sus hijos la buscan y encuentran
solo un mar amargo de muerte.
Ya para qué buscarla
si dentro de cada hombre se anidó
un abismo cruel de tiempo y espacio.
Solo faltan las estrellas,
esas que guiaban nuestros sueños
a la mirada del Señor.
Pero yo busco la noche,
aquella hecha para el amor de los pájaros
y el canto del poeta.

Poema: Noche desterrada

mayo 2000

Versos de Alabanza y Gloria al Señor