viernes, 30 de mayo de 2008

Triste

Desesperadamente
gozo quiere el humano;
siquiera el simple gozo de un clemente
día o de una esperanza
que se tenga por cierta en nuestra mano.
Y vivirán las flores
mucho más tiempo a lo que amor alcanza,
cuando aquí todo es calles
y nieblas; es estruendos y rencores:
son las ciudades degradados valles.

3/11/88

.

Versos de Alabanza y Gloria al Señor