lunes, 28 de abril de 2008

Del niño interior

Dale tu corazón a la alegría,
oh niño, más que a lágrimas ocultas;
y en tu pobreza mira a luz, que todas
las cosas que disciernas serán tuyas.
Revive en el contento del Señor;
búscale niño, sobre tus angustias;
consúmete, mas sea en la esperanza,
ella, que pulsa junto a tu amargura.

Que ya no sea un sueño la amistad;
y reconforta el corazón con ella.
Gózate, que es un don del Dios que vive.
¿No es el desconocerla tu pobreza?



2/05/93

Versos de Alabanza y Gloria al Señor